La rusa y el pintor

Hoy vamos a disfrutar de una exposición que nos acerca a la obra del genial pintor Picasso en una de sus etapas más interesantes.

Se trata de la exposición «Olga Picasso», centrada en torno a la figura de la primera mujer del pintor, proyecto que parte del hallazgo de un baúl de viaje de Olga repleto de fotografías de la época del matrimonio por parte del nieto de ambos.

Olga y Pablo se conocieron en Roma, donde la bailarina actuaba en los Ballets Rusos y el pintor se ocupaba del diseño de decorados y vestuario.

Olga fue la protagonista de la etapa más clásica del pintor, quien la representó a la manera de Ingres, con líneas suaves y elegantes, retratándola en actitudes melancólicas, fruto quizá de la preocupación por su familia, que estaba viviendo momentos difíciles por la situación política que vivía Rusia.

Con Olga Picasso tuvo a su hijo Paulo, después de cuyo nacimiento la plasmó en obras que rezuman una tremenda dulzura, que sorprende en la obra del pintor.

De su hijo se encuentran multitud de obras tanto pictóricas como fotográficas, destacando el lienzo de «Paulo vestido de arlequín», una de las obras más bellas del pintor.

En 1927, Picasso conoce a Marie- Therése Walter, a quien hace su amante, a raíz de lo cual las representaciones de Olga son cada vez más lánguidas y oscuras, reflejo de la profunda crisis que vivía la pareja.

Paralelamente, Picasso introduce en su obra la figura del Minotauro, que personifica la soledad y la crisis que vive el pintor, así como su complicada relación con las mujeres.

Olga Khokhlova estaría eternamente unida al artista, escribiéndole diariamente, como su mujer, hasta el fín de sus días.

DÓNDE:

«Olga Picasso»

CaixaForum Madrid

Paseo del Prado 36

Hasta el 22 de Septiembre.

Anuncios

Cenas de chicas a la italiana

Como siempre digo, las amigas curan, y siempre se vuelve en torno a un buen plato en una buena mesa.

Este mes nos hemos inclinado por los restaurantes italianos, empezando por Malafemmena, local decorado con gusto y que se nos ha manifestado como una opción interesantísima dentro de la cocina italiana en Madrid.

El nombre del restaurante es un homenaje a las mujeres decididas y con carácter, inalcanzables, ésas que hacen sufrir a los hombres que pretenden conquistarlas.

Con una barra para cócteles, una bodega completa, un jardín interior y una cuidada decoración, el lugar se presenta como muy adecuado a las reuniones femeninas.

Optamos por compartir, ya que los platos son enormes, y comenzamos con una porción de pizza, realizada en horno de leña por el maestro pizzero, realmente exquisita.

A continuación, compartimos platos de espaguetis a la carbonara (de los de verdad, con yema de huevo) coronados por unas láminas de parmesano increíbles de sabor.

El plato de la foto es la mitad de una ración (imposible terminarlo). Hacía años que no probaba una carbonara tan rica.

Como colofón a un gran encuentro a la italiana, tomamos un limoncello, riquísimo por cierto.

Otro italiano apto para largos encuentros es el Sottosopra, primer proyecto de una familia italiana fuera de Roma y que nos hace trasladarnos al barrio de Trastévere, disfrutando de platos realmente exquisitos.

En esta ocasión, optamos por unos entrantes, comenzando por una bruschetta, con tomate y pastas de aceituna y berenjena.

Seguimos con una deliciosa opción como son los rollitos crujientes de bacalao. Ciertamente una elección acertadísima.

Continuamos con un tartar de atún acompañado de aguacate, bien preparado aunque a mi gusto un poco falto de aderezo.

Como plato fuerte, la lasaña, que en Sottosopra merece una mención especial.

Presentada en láminas supercrujientes, con un relleno de carne y finísimo tomate, con bechamel y queso pecorino, resulta un bocado deliciosamente delicado. Memorable.

Y, para terminar, un variado de postres que no es lo más reseñable de la casa, mejor elegir tú.

Un buen sitio, también para el invierno, pues tiene un interior realmente agradable, con una cuidada decoración a la romana.

DÓNDE:

Malafemmena

C/ Dr. Esquerdo 13

Sottosopra

Callejón Puigcerdá 8

Dentro y fuera del cuadro

Hoy hemos tenido la suerte de disfrutar de una de las exposiciones más bellas de los últimos tiempos, para la que no es necesario ser seguidor ni del arte ni de la alta costura: basta con abrir los ojos a la belleza.

Se trata de «Balenciaga y la pintura española», que nos ofrece una comparativa entre la obra del genial modisto vasco y diversas obras pictóricas españolas del más alto nivel, del siglo XVI al XX.

Balenciaga, el diseñador español más admirado e influyente de todos los tiempos es la primera vez que aparece en una exposición vinculando sus creaciones a sus fuentes de inspiración.

En la primera parte de la muestra aparecen cuadros que el diseñador pudo ver durante su infancia, destacando el maravilloso vestido azul inspirado el color del cuadro de la Inmaculada de Murillo o el famoso modelo «Infanta», reinterpretación de la silueta femenina en la Corte de los Austrias.

La siguiente sala, dedicada al Greco, nos muestra la similitud en figura y color entre creaciones del modisto y el pintor, en una brillante composición de luces y sombras.

La siguiente sala nos conduce a la Corte de Felipe II, donde se destacan modelos en negro que reflejan la austeridad típica de su reinado.

Los retratos de corte de Sánchez Coello o Juan Pantoja de la Cruz acompañan las creaciones del diseñador mostrando la indiscutible influencia de su estilo sobre las creaciones del modisto.

Una colorista parte de la muestra coincide con la estancia del creador en París, donde entra en contacto con fabricantes de telas artesanales, de tejidos y texturas preciosistas, así como con la inclusión de bordados en sus creaciones.

Balenciaga empieza a mostrar creaciones con pedrería y gran trabajo, con piezas de una indiscutible belleza, que encuentran su inspiración en bodegones de autores españoles de la época.

La sala dedicada a Zurbarán es posiblemente una de las mejores, por la importancia que el pintor tuvo en su obra.

La perfección en los pliegues de los lienzos del pintor, así como su estructura, le sirven al diseñador para creaciones únicas, algunas de las cuales, como el traje de novia que lució la reina Fabiola de Bélgica o Carmen Martínez Bordiú forman parte de la historia de la moda a nivel mundial.

Otro de los artistas españoles que servirían de inspiración para Balenciaga fue Francisco de Goya, cuya similitud en las obras destaca especialmente, tanto en texturas como en colorido.

La similitud de ambas creaciones es realmente sorprendente.

De los siglos XIX y XX, Balenciaga se inspira en los trajes regionales y populares, cuya influencia costumbrista se ve patente en las creaciones del modisto.

Para terminar, dos preciosos ejemplos de unión entre la más española de las pinturas y las creaciones de Balenciaga: Julio Romero de Torres,

y Zuloaga y su retrato de la duquesa de Alba, ante cuya belleza (la del cuadro y la del vestido) nos quedamos anonadados.

Una explosión de color, de texturas y de brillos que nos dejan ver el arte dentro y fuera de los cuadros.

Como colofón, pasamos por la tienda anexa, que nos ofrece artículos inspirados en la obra del diseñador. Nos llaman especialmente la atención las flores para adorno y, sobre todo, recortables que nos llevan directamente a la infancia.

DÓNDE:

Museo Thyssen Bornemisza

Paseo del Prado 8.

Hasta el 7 de Septiembre.

Música y gastronomía en el embalse.

Hoy vamos a la playa… siii, porque Madrid también tiene playa, la única no marina que goza de bandera azul, por su cuidada infraestructura y sus limpias aguas: la playa de la Virgen de la Nueva, una de las más impresionantes del pantano de San Juan.

A pesar de que lo encontramos bajo de agua, sigue siendo una zona apta para el baño, además de punto de partida para los paseos en barco.

Dar un paseo en barco es una de las mejores opciones a las que podemos optar en el pantano, especialmente en días de poca afluencia de personal.

Nosotros optamos por disfrutar de uno de los mejores sitios de la zona para comer, el restaurante Monasterio, desde donde gozamos de unas vistas espectaculares del embalse.

De dia las vistas, y de noche la luz cenital que envuelve el local con sus lámparas blancas, hace de este establecimiento un sitio digno de conocer.

Nos decidimos a tomar el aperitivo en su terraza, y optamos por un gambón a la plancha

y probar una original opción: las croquetas de manzana y cochinillo, espectaculares, acompañadas de unas finas patatas fritas aderezadas con una reducción de manzana verde de reseñable sabor.

Hoy vamos a disfrutar además de una de las propuestas más interesantes del año: concierto en el agua. Un grupo de músicos tocando el piano y el violín nos ofrecen un espectáculo acuático.

Un disfrute grande, un rato de paz a orillas del pantano; un espectáculo único en un entorno mágico. Como colofón, nos dirigimos al chiringuito La Martuka para tomar un refresco, y sentirnos un poco como si estuviéramos en Ibiza.

¡Disfrutemos del verano!!!

10 años sin ti

Hoy es una entrada especial. Hoy cualquiera que te haya conocido y lea esto tendrá un cariñoso recuerdo hacia ti. Porque se te quiso y se te quiere papá.

Y como la mejor manera de recordarte es ir a los sitios donde fuiste feliz, celebramos la tristeza de 10 años sin ti en un sitio emblemático para ti: El Mesón de Doña Filo.

El Mesón de Doña Filo es el primer sitio donde comimos en nuestra llegada a Colmenar del Arroyo, antes incluso de que fuera el renombrado enclave gastronómico que es hoy, en aquel su primer local con su pequeña barra en la entrada y sus escaleras para subir al comedor.

Antes de que Julio Reoyo fuera conocido como el mago de la casquería, antes incluso de la estrella Michelín, ya disfrutamos de los guisos de Casa Filo (como siempre lo hemos llamado en casa), aunque su nombre sea El Mesón de Doña Filo en honor a una antigua profesora muy querida en el pueblo.

Por eso hoy, cuando hace ya diez años que te perdimos (parece mentira) y a punto de dejar nuestra casa en el pueblo, nos sentamos a comer en tu memoria bajo el cuadro que siempre presidió el local, para homenajearte como siempre lo hemos hecho, celebrando la forma en que nos enseñaste a vivir: disfrutando.

En el Mesón de Doña Filo se toma un menú degustación que siempre sorprende y nunca defrauda.

Hoy comenzamos con un entrante en tres pasos basado en el melón, tratado en tres texturas, incluyendo uno a la manera de gazpacho realmente exquisito, siempre acompañado con las láminas de pan con tomate y aceite que a mí particularmente me encanta.

Continuamos con unos raviolis de rellenos suaves y muy fáciles de tomar, introduciéndonos ya en la parte central de la degustación, la de los guisos.

Empezamos con una patata a la importancia, al estilo de la abuela, pero con un toque de azafrán que le da un toque muy especial.

Seguimos con el plato de pescado: en esta ocasión se trata de bacalao, de textura exquisita y acompañado de migas.

Para la carne optamos por la carrillada, un valor seguro de la casa, cuyo sabor nos retrotrae a los primeros días de disfrute del local.

Hoy, en vez de la tabla habitual de quesos, y dado que el calor castiga, nos ofrecen un sorbete «blody mary» de sandía; todo un acierto.

De postre, una especie de crema catalana suavísima acompañada de helado de violeta, hecho con los propios caramelos típicos de Madrid, comprados por Inma, la encantadora dueña del local, en la única pastelería de Madrid que tiene los auténticos, La Pajarita.

Como colofón, y maridado también (como el resto de la degustación) con el vino adecuado (en este caso moscatel) unos bocaditos dulces para acabar con buen sabor de boca.

Todo, claro está, acompañado con la agradable charla de siempre con Inma, con la que comparto mes, año y casi día de nacimiento, y que siempre hace la estancia en este lugar tan especial.

¡Gracias Inma, por tu cariñoso recuerdo. Siempre volveremos a vernos!

DÓNDE:

El Mesón de Doña Filo

C/ San Juan 3

Colmenar del Arroyo

Pasión, poder y política

Disfrutamos hoy de algo que nos encanta en un entorno diferente al habitual. Se trata de la exposición «Ópera. Pasión, poder y política».

Una original propuesta que nos introduce en el mundo de la ópera desde sus orígenes: en la expo la sitúan en Venecia en el siglo XVI, otros consideran su comienzo en Florencia.

En cualquier caso, el espectáculo de la ópera es fruto del Renacimiento, e Italia es su país abanderado.

La exposición ofrece, durante 50 minutos, un recorrido, a través de ocho ciudades, de la trayectoria de la ópera a lo largo de la historia.

El recorrido comienza con una introducción que se escucha a través de unos cascos que te entregan a la entrada y que te van introduciendo, según te mueves de sala en sala, en las más conocidas óperas.

Las distintas salas, dedicadas a Mozart, Strauss o Verdi, muestran elementos característicos de cada época y de cada obra.

La sala dedicada a Verdi nos introduce de lleno en el teatro de La Scala de Milán, con cuyo fondo podemos escuchar el Coro de los Esclavos Judíos de la ópera Nabucco.

Elementos utilizados en la ópera Tannhaüser de Wagner, como el vestido de la entrada al baile, o carteles de estilo modernista en Barcelona en época del estreno de la ópera Pepita Jiménez de Albéniz acompañan el paseo por grandes premieres.

Termino con un rato escuchando la maravillosa aria «Laschia ch’io pianga» de la ópera Rinaldo de Handel.

¡Puro placer!

DÓNDE:

«Opera, poder y política»

Caixa Forum Madrid

Paseo del Prado 36

Hasta el 11 de Agosto.

En el bosque encantado

Hoy vamos a adentrarnos en un mundo mágico, de duendes, héroes y seres fantásticos.

Vamos al Bosque Encantado, jardín de figuras diseñadas con setos de boj recortados en las más imaginativas formas.

Único en Europa, el parque ofrece más de trescientas esculturas vegetales, capitaneadas por las imponentes figuras del Quijote y Sancho Panza.

Está dividido en temáticas, tales como el deporte, la música, las artes, la historia o los personajes de los cuentos.

Algunos de los rincones, ideales para sentarse a la sombra de los árboles, desprenden un ambiente mágico, especialmente por la noche, cuando se iluminan.

Rincones como el de la fuente de los delfines nos muestran un escenario idílico, donde descansar y reponer fuerzas.

Los pequeños disfrutan de zonas como la de los animales prehistóricos o los cuentos

y los más mayores reconociendo personajes antiguos y mitológicos.

Dispone de bar y zonas de merendero para pasar el día, entre visitas a las distintas formaciones vegetales y agradables paseos entre sol y sombra.

Un día de naturaleza, magia y mucho duende!!!!

DÓNDE:

El Bosque Encantado

Camino de Marañones 217

San Martín de Valdeiglesias

Km. 80 Carretera 501