Paseo dominical

Los domingos por la mañana es buen momento para paseo. Y si es con arte, mejor. Por eso nos hemos dirigido al mercadillo de arte que se monta todos los domingos por la mañana en la plaza Conde de Barajas, en pleno centro de Madrid.

En la encantadora plaza, que ya de por sí merece una visita, todos los domingos por la mañana 35 artistas exponen sus obras originales.

Podemos encontrar óleos, grabados, pintura sobre seda… todo un abanico de opciones, con el añadido de poder compartir con los autores impresiones y técnicas.

La plaza ofrece un entorno muy agradable para sentarse a tomar un café y poder así disfrutar de la contemplación de los bellos edificios que la circundan, como el del número 3, donde vivió la filósofa Maria Zambrano.

La plaza, en pleno corazón del Madrid medieval, recibe su nombre del primer Conde de Barajas, quien construyó en la plaza su palacio, así como la Iglesia de San Miguel de los Octoes, muy restaurada en la actualidad debido al incendio de la Plaza Mayor de 1790.

Una vez satisfecha la curiosidad de nuevas obras artísticas y urbanísticas de la plaza, seguimos el paseo hacia la calle Mayor, caminando por la calle del Cordón.

La calle nos traslada a la adolescencia, cuando todos entrábamos en el edificio de la Real Sociedad Matritense para sacarnos nuestros títulos de taquígrafia y mecanografía…. tiempos aquellos!! Destacable su puerta de inspiración árabe en la Torre de los Lujanes, el edificio civil más antiguo de la ciudad, del siglo XV.

Siguiendo nuestro camino hacia la Puerta del Sol, nos encontramos, en la plaza San Miguel, con el mercado del mismo nombre.

El mercado nos ofrece una gran cantidad de opciones de gastronomía dentro de un espacio que conserva la estructura original de hierro propia de principios del siglo XX.

Tomamos un pincho de variantes en nuestro puesto favorito, acompañado de un vermú de barril, ó un vino de cualquier tipo en Pinkleton and Wine, templo del mundo vinícola en la capital. Déjate aconsejar por los encantadores camareros.

Como se nos ha abierto la gusa y somos de Madrid (no turistas) salimos del mercado y entramos en el antiguo bareto que encontramos justo enfrente de la puerta principal: el Cerveriz.

Y allí vamos a por nuestro aperitivo más castizo: una de las mejores tortillas de patata de todo Madrid.

Lo acompañamos con un vino, dentro de una amplia gama que el bar ofrece por copas.

Satisfechos, seguimos el paseo buscando el postre, y mientras, en la calle Mayor, vamos levantando la vista para contemplar dos ejemplos interesantes de la arquitectura modernista de Madrid.

En el número 16, nos paramos frente al edificio de la antigua Compañía Colonial, un ejemplo poco frecuente de modernismo, con elementos decorativos de azulejos y otros sinuosos en su fachada.

La fachada ofrece además como decoración figuras alegóricas referidas al comercio y la industria, como el dios Mercurio.

Unos números más hacia la Puerta del Sol, en el 5, encontramos otro edificio típicamente modernista, que presenta el mismo estilo en la decoración.

En el número 4, uno de los primeros edificios comerciales y de oficinas de Madrid, obra de Antonio Palacios, uno de los arquitectos más importantes de la capital, con obras como el Palacio de Telecomunicaciones en la plaza de Cibeles ó el hospital de Maudes.

Lo más impactante de este edificio, que pretendía no desentonar entre los edificios de la remodelación de la cercana Puerta del Sol, es su interior, con su planta cuadrangular en cuyo eje se sitúa una escalera de doble tiro, con patio central y culminado con vidriera, sustituida en la actualidad por una simple cristalera.

Y como no es posible no caer en la tentación si pasamos por una de las más prestigiosas pastelerías de la ciudad, entramos en La Mallorquina.

La pastelería, fundada en 1894, es especialmente conocida por sus trufas y sus bambas.

Entramos a elegir…. aunque sea un piquito!!!

Que aproveche!!!!!!!!!

Anuncios

El rostro del genio

Hoy vamos a disfrutar de una exposición que nos introduce en la vida de uno de los personajes más curiosos de toda la historia del arte: Leonardo da Vinci.

La exposición comienza con la explicación del entorno del Renacimiento en el que surge la figura de Leonardo como mayor exponente del movimiento.

Recomiendo encarecidamente la lectura del libro de Walter Isaacson, biografía amena y esclarecedora de la vida del genio italiano. Seguir la exposición después de su lectura es realmente instructiva ( en realidad, la muestra, salvo la última parte, es a mi entender una recreación, punto por punto, del libro).

En el entorno de la Casa de las Alhajas, que con su amplio espacio central y pisos superiores ofrece un escenario adecuado a la exposición de sus proyectos más descabellados, encontramos el desarrollo de maquetas y máquinas que Leonardo diseñó buscando siempre nuevas soluciones, que, si bien casi nunca llegaron a buen término, demuestran su capacidad de innovación.

La exposición ofrece una puesta en escena moderna, aprovechando los adelantos tecnológicos para ofrecer un desarrollo más instructivo del funcionamiento de las maquetas expuestas, como el móvil que nos las ofrece en movimiento.

Leonardo comenzó su andadura artística en el taller florentino de Verrochio.

Enseguida demostró su superioridad con obras como La Adoración de los Reyes Magos ó el retrato de Ginevra Benci, única pintura terminada de la época que se conserva y donde ya descubrimos su gusto por la plasmación de esas formas de hélices, tan características suyas.

Gracias a sus pupilos, conservamos los cuadernos donde Leonardo recopilaba sus estudios y dibujos de sus proyectos y ensoñaciones.

Buscando siempre su mecenas, trabajó en Milán en la corte de Ludovico Sforza, realizando proyectos para edificios o fiestas, creando obras magistrales, como La Dama del Armiño, y otras no terminadas como el proyecto de la grandiosa escultura en bronce para un monumento al padre de Ludovico. Bien es verdad que la gran mayoría de las obras del artista quedaron sin terminar.

Veremos el total de la escultura en la segunda parte de la exposición, sita en la Biblioteca Nacional.

Ya en Florencia, interesantes son los dibujos preparatorios para obras mayores como la representación de la victoria florentina en la batalla de Anghiari en una pared del palacio Vecchio, así como la posiblemente más famosa y enigmática de sus obras: La Gioconda, retrato de la mujer de un comerciante florentino.

En la exposición se muestran los diversos estudios anatómicos que el maestro realizó para sus obras, expuestos de una forma muy didáctica.

Destacando el Hombre de Vitrubio, manifestación de su concepto de proporción perfecta.

Como colofón a la exposición, se nos muestran los diferentes rostros que se han reconocido como del maestro, hasta llegar a la única pieza auténtica de la muestra: la Tavola Lucana, retrato sobre tabla de un hombre de finales del siglo XV descubierto en 2008, y que tras diversos estudios (carbono 14, caligrafía especular, huellas dactilares, coincidencia con descripciones de su seguidor Melzi, quien recopiló sus escritos…) se piensa pueda ser el único autorretrato auténtico del maestro.

Dónde: Palacio de las Alhajas

Plaza de San Martín 1

Para ver la segunda parte de la exposición esperaremos a mayo, cuando se puedan ver los originales de los Códices de Madrid en la Biblioteca Nacional.

CONTINUARÁ…

En el cielo de Madrid 3

Vamos a descubrir otros espacios para seguir haciendo «terracing» en Madrid.

Una de las más elegantes de la capital la encontramos en el hotel The Principal, uno de los más señoriales de la Gran Vía madrileña.

El edificio, históricamente sede de la Real Gran Peña (asociación creada en sus orígenes por militares), se proyectó cuando la Gran Vía se construía y forma parte del particular trazado de la misma.

Las vistas desde el piso 7 son espectaculares, tanto de día como de noche.

En la planta 6 del hotel encontramos el restaurante, a cargo del chef Ramón Freixa, con salón con barra para tomar algo y acceso a una pequeña terraza.

Un salón anexo hace de reservado para cenas de grupo.

En la planta 7, la terraza ofrece un amplio espacio de bar, así como espacios diáfanos para tomar el sol en verano. Al ser un edificio protegido no se pudo hacer piscina en el 2010 al crearse el hotel, por lo que se añadió un pequeño estanque.

Maravilloso lugar, tanto de día como noche, en invierno ó en verano.

Dónde: Hotel The Principal

Marqués de Valdeiglesias 1

Muy cerca de ahí, justo enfrente, encontramos otro de los espacios dignos de reseñar.

Se trata de la terraza del hotel Casa Suecia, que en su última planta nos seduce con un doble espacio con unas vistas increíbles.

Las vistas abarcan toda la ciudad, y de noche la terraza goza de un ambiente latino de lo más variopinto.

En verano el horario es más amplio. En invierno puede disfrutarse de 12 de la mañana a 8 de la tarde.

Dónde: Hotel Casa Suecia

C/ Marqués de Casa Riera 4

Continuará……

Asssúcar

Hoy nos vamos de fiesta. Las noches de amigas son, como todas sabemos, toda una terapia, da igual si los problemas son de cuerpo o de alma.

Por eso nos dirigimos a un lugar que para algunas es como volver a los mejores momentos de la historia: La Negra Tomasa, restaurante cubano en el centro de Madrid.

Se trata de un lugar decorado y ambientado con todos los tópicos de la isla, haciendo que te encuentres como en cualquier garito de La Habana.

Fotografías, figuras de todo tipo, chapas de coches antiguos, en un batiburrillo de piezas que trasportan directamente al puro malecón.

Las figuras más importantes de la música cubana, como Compay Segundo, actores y actrices visitantes y amantes de la isla e imágenes religiosas variopintas, representantes de las diversas tendencias espirituales, llenan las paredes de un recinto directamente sacado del trópico.

Especialmente recomendables algunos de sus platos, como la ropa vieja,

el lechón asado

ó el dulce de mango

Como colofón, y como no podía ser menos en una noche cubana, una o dos rondas de combinados, mojito, daikiri o piña colada, cualquiera nos acerca un poco más a nuestra tierra hermana.

Con la copa en la mano, nada mejor que sumergirse en el elemento más representativo de la cultura cubana: la música.

Música en directo con un grupo de extraordinario sonido que levanta rápidamente el ánimo y hace que todo el mundo comience a bailar.

Maravillosa noche, disfrutando de la ilusión, los buenos recuerdos y la compañía de quienes miran la vida en color… GRACIAS!!!

En mitad de la Alcarria

La propuesta de hoy nos lleva hasta tierras de Guadalajara. Nos dirigimos a Zorita de los Canes, pequeño pueblo con encanto en el que pudimos gozar de una agradable estancia. En esta ocasión no nos quedaremos a pasar la noche en su casa rural, pero no dejaré de decir que es una opción altamente recomendable.

La visión desde lejos del pueblo nos deja ver la mole de su impresionante castillo, alcazaba de origen andalusí de principios del siglo IX.

Al pueblo se accede a través de una muralla, por calles en cuesta, limitadas por casonas de piedra.

En el exterior de la muralla, justo enfrente, un agradable paseo nos conduce hasta la orilla del río.

Lugar ideal para disfrutar de una comida de verano o un paseo por la orilla para ver los coloridos patos que campean por las aguas.

No podemos perdernos la comida en el restaurante que hoy alberga el antiguo torreón de pontazgo, cuyo puente se llevó una riada en tiempos antiguos.

El restaurante, que sólo con su nombre, Abuela Maravillas, nos introduce en el universo de la más exquisita gastronomía, mezcla de platos caseros y propuestas innovadoras, es ideal para una cena íntima. Mi recomendación, dejarse llevar por las sugerencias del personal, regado siempre por vinos de la tierra.

Zorita de los Canes tiene otra visita tremendamente interesante: el parque arqueológico de Recópolis, yacimiento que conserva los restos de una antigua ciudad de origen visigodo.

El yacimiento, actualmente en excavación, presenta un trazado palatino, con restos de una iglesia donde aparecieron piezas que actualmente se encuentran en museos como el arqueológico de Madrid.

Recópolis es la única ciudad visigoda creada en un lugar sin asentamiento previo que nos ofrece un recorrido de construcciones desde el siglo VI hasta el XVII, ofreciendo huellas de las sociedades visigoda, andalusí y cristiana.

Una interesante opción para un inolvidable fín de semana.

Dragones en el cielo

En una de nuestras excursiones por los alrededores de Madrid buscando tesoros escondidos, llegamos a Robledo de Chavela, a 63 km. de la capital.

En la parte más alta del pueblo, encontramos la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, construída entre los siglos XV y XVI.

La iglesia, de estilo gótico, es un impresionante ejemplo de iglesia-fortaleza de la época, destacando los contrafuertes almenados del ábside.

En su interior, destaca el retablo del siglo XV, de estilo hispano-flamenco, y considerado como el de más valor de toda la Comunidad de Madrid.

Destacables son, además, las bóvedas de crucería de su estructura, elegantemente apoyadas en columnas góticas.

Es aquí, donde, precisamente encontramos el tesoro más escondido. A principios del 2008, y ante la amenaza de derrumbe del techado, se empiezan a ejecutar unas obras de restauración que dejan al descubierto unas sorprendentes pinturas de dragones del siglo XV, únicas en el arte sacro.

La excepcionalidad del hallazgo hace de la visita a la iglesia de Robledo una opción imprescindible, pues su excelente estado de conservación los convierte en únicos.

Nada se sabe sobre quién los pintó ó por quién fueron encargados, aunque se considera que tiene que ver con el papel de protección que en la Edad Media se daba a la figura del dragón. De ahí su colocación en zonas nobles de la iglesia.

La contemplación de esta curiosidad ha sido razón suficiente para volver, una vez más, a darse una vuelta por la zona.

Con la moda

Como homenaje a la semana de la moda que hemos podido disfrutar en estos finales de Enero en Madrid, apostamos hoy por tres exposiciones que, cada una a su manera, abarcan el mundo de la moda.

En «Modus, a la manera de España» disfrutamos de una muestra organizada por el Ministerio de Cultura que tiene «lo español» como eje central.

En el espacio del depósito del Canal de Isabel II, un maravilloso escenario que muestra la interesante arquitectura estilo industrial de principios del siglo XX, se nos ofrece una exposición de trajes, iluminados con una luz que las enfoca directamente, creando un ambiente sugerente, que hace dirigir la vista hacia el preciosismo de los trajes.

La muestra exhibe piezas de alta costura de maestros consagrados de la moda, como Mariano Fortuny, Balenciaga, Pertegaz ó Jesús del Pozo, siempre con la característica común de un marcado carácter español.

Trajes de factura histórica basados en un aire español ilustran la trayectoria de la moda española desde el siglo XIX hasta nuestros días, haciendo hincapié en la influencia que el «aire español» ha tenido en muchos de los artistas de la moda, tanto en España como en el extranjero.

El preciosismo de los trajes regionales, especialmente los inspirados en el universo andaluz, está presente en toda la muestra, haciéndola aún más impactante.

Diseñadores actuales, como Sybila y Palomo Spain, dejan también muestra de la influencia española en sus diseños.

En la exposición encontramos también una biblioteca que permite la consulta de tratados sobre moda y diseño, en un espacio cómodo y adecuado.

La última parte del recorrido nos lleva a la demostración de la influencia del arte pictórico en el diseño.

El último piso del espacio nos lleva a la muestra del desarrollo del traje regional desde su origen hasta los tiempos actuales, al mismo tiempo que disfrutamos de la contemplación de la arquitectura interior del edificio.

Dónde: Sala Canal de Isabel II

C/ Santa Engracia 125

En el corazón del Retiro, en el espacio de la biblioteca, Maya Hansen nos deja contemplar algunas de sus originales creaciones.

El motivo de la elección de este espacio para su exposición es que en esta ocasión Maya se inspira en libros de Amaya Urruzola, Alfonso Casas ó Maxim Huerta para el diseño de sus piezas.

Su original estilo, mezclado con las connotaciones folklóricas de las que hace alarde, proponen un vistoso universo sumamente atractivo.

Presentes especialmente el mundo mexicano y el parisino, cada detalle aporta un rasgo onírico.

Puestos a dejarnos llevar por el mundo de la moda, nos dirigimos aotro edificio de Madrid digno de conocer. Se trata del Museo ABC (no confundir con el edificio ABC de la calle Serrano), ubicado en el espacio que originalmente ocupó la antigua fábrica de cervezas Mahou, y que Salaberry (arquitecto creador de grandes proyectos en Madrid, como el edificio del Casino ó el traslado de la Cibeles a su ubicación actual) dotó de un aspecto innovador sin perder la tradición y respetando el entorno del barrio.

En este espacio, dedicado a albergar la sede del museo de Dibujo e Ilustración del periódico ABC, se desarrollan multitud de exposiciones ligadas al mundo de la ilustración, que lo reivindican como modo de arte, así como una biblioteca y zona de estudio.

En esta ocasión, la exposición Finaestampa nos ofrece una muestra del trabajo de los más importantes referentes (tanto pasados como actuales) de la ilustración en el mundo de la moda.

Desde Delhomme hasta Gulshani, pasando por Inés Maestre ó Rosie McGuinness, se aprecian verdaderas joyas de la ilustración y el dibujo.

Destaca la belleza de algunas piezas, que con un colorido atractivo, están enfocados a atraer la atención del eventual comprador.

Algunos artistas sorprenden con el uso de técnicas innovadoras, en la mayoría centrados en el mundo femenino.

La muestra nos ofrece una visión histórica de la moda, reflejando cada una de las características de cada época.

Dónde: Museo ABC

C/ Amaniel 29/31

Justo en la misma plaza, un vistazo al interior del patio del edificio de viviendas situado enfrente, nos muestra un concepto innovador del patio de vecinos, agradable para la vida diaria.